logotipo de OALA

 

 

Proyecto Hipona:
Corazón Nuevo
Encuentro Vida Nueva
Santa Fe de Bogotá,
junio 2001:

Documentos para Animadores:

1. Preces


2. Guia para la Asamblea Vida Nueva

3. Guia de Estudio para la Asamblea de Obras y Servicios

4. Documento I: Borrador Vida y Acción Apostólica

5. Planificación Comunitaria

6. Niveles de Acción

7. Cuadro de Evaluación de Fase A

8. Cuadro de Etapa 3

9. Visita de Renovación

10. Lista de Animadores

11. Fotos del Encuentro

 

PRECES PARA LA TERCERA ETAPA
DEL PROYECTO HIPONA – CORAZON NUEVO


LAUDES

1. Señor, que nuestra vida, planificaciones y acciones comunitarias estén orientadas a animar y promover la espiritualidad agustiniana, y que todos los agustinos nos sintamos comprometidos con este ideal.

2. Señor, que las acciones de la formación inicial y permanente en nuestra Orden, sean actuales, dinámicas y críticas para que respondan a los más necesitados.

3. Señor Jesús, tu que viviste pobre y has practicado la justicia con los humildes, haz que los agustinos de América Latina, podamos seguir tu ejemplo, solidarizándonos al compartir nuestros bienes espirituales y materiales a ejemplo de nuestro Padre san Agustín.

4. Señor, que en las diversas tareas comunitarias que realicemos hoy, te pedimos que seamos uno, como Tú y el Padre son uno, para que seamos signos de tu amor en América Latina.

5. Señor, al amanecer de este día, renueva en nuestro corazón los deseos de consagración y entrega en los ideales y proyectos que en comunidad nos hemos propuesto para revitalizar nuestra Circunscripción.

6. Señor, en esta jornada que empezamos, te pedimos que bendigas el apostolado de nuestra Comunidad y así venga tu reino de justicia y paz en los pueblos de América Latina.

VÍSPERAS

1. Padre, danos la fuerza de tu Espíritu, para que tengamos el coraje de vivir el proyecto ideal de nuestra Circunscripción.

2. Señor Jesús, tu alimento fue hacer la voluntad del Padre, ayúdanos a vivir con madurez nuestro proyecto de vida descubriendo en él las inspiraciones del Espíritu Santo.

3. Padre, tu que te fijaste en la humildad de María, haz que, con tu gracia, aceptemos humildemente los nuevos desafíos de nuestro tiempo.

4. Señor, tu que inspiraste a nuestro Padre san Agustín para que nos dejara un proyecto ideal de vida en su Regla, concédenos acoger su mensaje y compartirlo con quienes colaboran en nuestros apostolados en América Latina.

5. María, llena de gracia, guíanos por los caminos de la Verdad, haznos capaces de dar gratuitamente lo que gratuitamente hemos recibido para dar respuesta a las exigencias de los nuevos tiempos.

6. Madre del Buen Consejo que nos invitas a la reconciliación fraterna, concédenos que nuestras comunidades promuevan la formación permanente para perseverar en el ideal comunitario y encarnar una Iglesia más dinámica y renovada.

EUCARISTÍA

1. Señor, a imitación de nuestro Padre san Agustín ayúdanos a ser testimonio de vida común y reflejo de tu amor ante la sociedad, para que sepamos responder ante el clamor de los oprimidos y nuestro mensaje de fe sea signo de libertad ante los hombres.

2. Señor, ayúdanos a mantenernos fieles a nuestra vocación, para que con tu Palabra y la inspiración de tu Espíritu seamos sensibles ante los signos de los tiempos y podamos responder con valentía ante las injusticias sociales.

3. Señor, ayúdanos, a encarnar el Evangelio en nuestros apostolados para que seamos testimonio del amor al prójimo a través de nuestras obras y reanimemos la construcción de tu Reino de amor.

4. Señor, ante la dura realidad de nuestros pueblos, haz que el proyecto de vida agustiniana inspire a quienes dirigen el destino de los países de Latinoamérica para que obren siempre buscando el bien común.

5. Señor, te pedimos por los fieles que comparten nuestra espiritualidad agustiniana, para que suscites en ellos cristianos comprometidos con la Buena Nueva para que se cumplan tus deseos de justicia y paz en el mundo y en América Latina.

6. Señor, que por la intercesión de María, Madre de América Latina, nos ayudes a ser modelos de unidad y fraternidad, para que con su ejemplo y al estilo de nuestro Padre san Agustín optemos por quienes más nos requieren y estemos atentos al clamor de nuestros pueblos.